Grrr…el tigre de metal.

Lo estuve esperando desde finales del 2009, resucitando los misterios de su esencia, emocionada por facilitar la entrada a nuestras vidas. Envie pedir todo lo necesario para recibir al tigre como todo un rey, incluso situe una vasija con agua y un par de naranjas cortadas en mitades para honrarlo en el balcon de la casa. Nunca lo habia hecho con anterioridad. Si, uno escucha las campanadas de los animales pasando cada hora y se queda sentado, esperando notificar que todo es parte de una simple propuesta para festejar un periodo mas dentro del segmento de la humanidad.
Incluso sali a pasear un rato al chinatown de Phoenix, mirar a la gente aglomerada, entrando a un restaurante con meseras todas provenientes de china, excepto una, que hablaba espanol. Los momentos se disfrutan aunque uno este en medio de una pelea. La jefa de las meseras comenzo a gritarle a la que nos atendia. Comprendi la entereza de las asiaticas, la muchacha, sin pena, le contesto en mandarin, sus manos temblaban, note que la cara se le hincho, queria llorar pero se contuvo inhalando con profundidad. Su cabello recogido en una cola de caballo, le llegaba hasta las rodillas, lacio, permanente, cayendo. Detesto la injusticia y aunque no entendi nada de lo que se estaba hablando crei que era una terrible falta de educacion aventar las cucharas y jalar el brazo de la mesera mientras ella apretaba los ojos delante de nosotros. Estaba muy apenada, no quiso acercarse mucho a nuestra mesa, por mas que tratamos de sonreir, su verguenza le caia como un velo invisible sobre los ojos. Queriamos un poco de salsa de chile de arbol pero nos negamos a pedirla a la mesera, su pecho estaba tan encogido que fuimos de mesa en mesa buscando la dichosa salsa hasta dar con ella y derramarla en nuestra deliciosa sopa.
Al final no quise irme sin darle una buena propina a la muchacha. El restaurante se quedo vacio, la gente que con anterioridad charlaba y disfrutaba la comida, se desvanecio en cuestion de segundos. La mesera tampoco andaba por ahi, en su lugar llego la que le grito.
– Quiero que llame a la muchacha del pelo largo, quiero darle su propina. – Dije manteniendo la mirada fija en los ojos pequenos de la mujer.
-Perdon por que le grite. Estamos presionadas. – Dijo tragando saliva y note como sus ojos comenzaron a llenarse de diminutas gotitas.
-Quiero que llame a la muchacha del pelo largo, no le estoy pidiendo explicaciones, solo digale que venga. – Insisti.
– No puedo hacer eso – Dijo terminando de limpiar la mesa, pretendiendo esconder su fechoría detrás del paño que se movía en direcciones circulares.

Alguien le dijo algo a la muchacha del cabello largo que la queríamos ver. En la rendija de lo que sería un biombo noté el nerviosismo de la mujer, volteó a verme y salió disparada a otro lado. La esperé por cinco minutos. Todas las meseras estaban observando lo que sucedía, todas, incluso la que se fue a esconder al baño.

-Solo deja la propina, ellas la juntan y luego la dividen entre lo que se gano. – Comento Colby ya muy puesto para irse.

Pensé en el tigre, caminando con mucha astucia y sigilo por detrás de todas las mesas, vigilando el constante ir y venir de las emociones, de la competencia, de permanecer en silencio para así evitar mayores conflictos y continuar quieta, en un trabajo donde se reciben órdenes como nubes tras el escenario de una triste melancolía. El año del tigre podría constituir un periodo para aventarse a descubrirse uno mismo y su verdadera misión espiritual. No es un año pacífico, sino de lucha, de combate, de saber quien eres y qué es lo que quieres en la vida. Es uno de los años donde mayor actividad bélica puede existir dentro de nosotros mismos. Los conformistas la pasan apurados, contando los billetes, haciendo planes para el retiro, qué si habrá dinero, qué sí no, que sí tendrán empleo asegurado, qué esto, qué lo otro… nada es seguro en el año del tigre. Mientras el búfalo es estable, sigue un camino cómodo y tradicional, el tigre nos enseña el mejor modo de activar nuestra creatividad y así avanzar dentro de los planes que el universo tiene para los habitantes del planeta tierra. Los quejosos, no caben en este nuevo ciclo, aquellos que sienten compasión de sí mismos, es mejor que se tomen unas vacaciones o decidan valorar bien qué tanto temen para dar el siguiente paso, los de temperamento tibio, se darán cuenta de su propia habilidad para enfrentar los tiempos de dificultad y aquellos que son muy inquietos tenderán a mostrarse más contemplativos.
El desafío es lo que está en juego dentro de este año, el pan no llega a ti, sino que urgas dentro de ti misma para encontrar el mejor modo de ser competitiva sin tener que batallar tanto ni desprestigiar al vecino. Sigilo, contemplación, juego, independencia, sensualidad, ser sutil pero sobre todo creativo a la hora de alcanzar tus objetivos es la energía que se mueve dentro de este nuevo año chino.

¡Felicidades!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: