La santa muerte: ¿Cuál es tu reacción?

El ser humano es una bolsa de reacciones. Los cinco sentidos dentro de nuestro organismo nos permiten deleitarnos o asquearnos de acuerdo a nuestras preferencias y educación. Para alguien que creció con la creencia de que el esqueleto humano habita en todos nosotros independientemente de nuestro origen racial y que adorarlo mediante una imagen no tiene nada de diabólico o negativo, es sencillo observar la naturaleza gentil y romántica que existe en la deidad, para muchos otros que dicen conocer a la santa muerte y darle el oficio de malvada, celosa y negativa, es porqué quizá ignoran el misterio que engloba esta deidad. Yo también era una de ellas, reconozco que en variadas ocasiones cerré los ojos ante la estatúa que sobresalía del resto de las demás. Era enorme. Sí algo me espantaba era tratar de escrutar la cavidad de sus ojos y notar que sólo el vacío puede habitar en ellos. Aquí, en Phoenix, todos la conocen, la respetan y le piden favores. En lugar de tener un cuadro de la virgen de guadalupe con muchos foquitos rojos alumbrando sus ojos, tienen una gran variedad de imágenes y estatuas de la santa muerte. ¿Has juzgado a alguien por creer en ella, catalogando como malo y peligroso? ¿Te has escandalizado? ¿Sabes que la Santa Muerte tiene un origen mucho más antiguo que la creencia de Satanás? La muerte nos acompaña desde que nacemos, diario miles de células de tu cuerpo mueren. La Santa Muerte está considerada como una de las deidades principales en la mayor parte de las religiones de la antiguedad. Respetaban la transición de la vida a la muerte porque participaban más con la naturaleza y con los ciclos de regeneración. Sí, comprendo que el esqueleto no es muy atractivo y que la fama que tiene se ha extendido por muchas bocas como una deidad que buscan los narcotraficantes, las prostitutas, los ladrones y asesinos o las personas que quieren separar a los maridos de sus esposas. Eso si es grave, constituye un gran error y determinar el objetivo de estas personas para buscar ayuda en una deidad que con deleite nos ayuda a mirar y vivir la vida con mayor pasión, es algo en lo que nosotros no debemos siquiera juzgar. Es imposible detener el tiempo, es aún más díficil determinar el momento de nuestra propia transición de una vida a otra, es cruel vaciar el contenido de nuestra ira y prejuicios sobre la gente por sus creencias. Antes de venir a Phoenix, quizá me escandalizaba, andaba diciendo que los ángeles son los que emiten luz y que toda especie que salga del inframundo es malvada, perversa y maliciosa. Ahora comprendo que muchos de los mexicanos que viven aquí no tienen otra opción que mirar a la Santa Muerte como una aliada que ofrece protección ante la enorme barbaridad de atracos e injusticia que viven los ilegales. Es díficil preguntarle a uno de ellos cómo se mira de aquí a cinco años. “Me miro hoy en el espejo y sé que estoy vivo porque mañana, no estoy seguro donde voy a estar” Para alguien que vive al día no existe mejor sosiego y compañía que la que le persigue la mayor parte del día y de la noche dentro de sus pensamientos: la de la muerte. No hablamos de la muerte del cuerpo físico sino también de la manera tan brusca que modifica por completo la existencia de todos ellos al ser deportados o andar corriendo de un lado a otro escondiendo su verdadera identidad por temor a ser encarcelados. ¿Crees que estoy bromeando? No. La Santa Muerte es una deidad que participa dentro de un gran tapiz cósmico, dirigiendo su energía a través de todos nosotros durante las fases que mayor cambio requieren. Algunos la utilizan para el mal, quizá, le solicitan protección cuando son ladrones, mayores clientes cuando son prostitutas, el marido de fulana de tal a la amante pero también he sido testigo que hay gente que le pide sabiduría y lograr una conexión más profunda con el concepto definitivo de terminar algo que ya no sirve en sus vidas. Es inútil juzgar. Tienes que situarte en los zapatos de la persona y respirar a través de sus propios pulmones para darte cuenta de la necesidad que tiene para pedir ayuda de alguna deidad en particular. ¿Qué diría el sacerdote? ¿Qué diría un pastor a la hora de escuchar que tiene un asesino en potencia frente a él que ha de trabajar para sostener a no sé cuántas gentes? Sé que no hay justificación para ninguno de estos actos, que matar a alguien es un delito, aún así, incluso el asesino tiene derecho de creer en algo, independientemente de la condición de su alma, todos tenemos la necesidad de creer que somos perdonados y amados por alguna deidad, cuando nos ponen etiquetas de no ser lo suficientemente puro o adecuado para seguir algún camino, nuestra alma se dirige a otro lado, asumiendo que ha de habitar alguien en el cosmos que no se fija en el pecado sino que nos ama completamente como somos, con defectos, cualidades, aprendizaje y errores, sí vivimos en la culpa vamos a buscar nuestro propio castigo y la vida se nos pasara de largo, la Santa Muerte es sólo una puerta que todos vamos a atravesar por el simple hecho de tener un cuerpo orgánico.
He escuchado infinidad de recursos que “exige” la deidad para hacer caso de nuestras oraciones. Incluso recuerdo haber asistido a una función de cine donde hablaban de la deidad y la dejaban en muy mal concepto, tachándola de usurpadora, controladora, abusadora y todas las odas negativas que puedas imaginarte. La realidad es que la Santa Muerte tiene varias personificaciones y las ofrendas que se le dan, son simbólicas. Es obvio que al darle tequila, cigarros, dulces, manzanas, velas, copal e incienso, estamos accediendo a un estado de meditación donde valoramos más las necesidades y admitimos tener un cuerpo físico. Desde muchos años atrás el hombre ha buscado divertirse y sentir la expansión de la vida, la alegría o la tristeza por medio de estimulantes como el cigarro o el tequila, los dulces también elevan el azúcar en nuestra sangre y ayudan al cerebro a sentirse contento. Si nos excedemos en alguno de los tres, el espacio de nuestras existencias se reduce y podemos enfrentarnos con la puerta de la muerte mucho antes que otros o ¿Quién sabe? Los únicos que pueden saber el día definitivo de su muerte son los qu están en espera en algún reclusorio y aún así, las circunstancias pueden cambiar y un milagro suceder. Mientras tanto, la muerte sigue caminando, ayudando a la humanidad a reconocer los cierres de ciclo y a participar más en la vida de una manera consciente y libre de culpas. No existe nada más triste que sentir culpa y remordimientos por algo que aconteció en nuestro pasado y que aún nos persigue en el presente. Cuando la luna esté en el signo de Escorpio, medita un poco en la muerte, si cuentas con algún mazo de cartas del tarot, retira el Arcano mayor número 13 y observa la carta. Pide a la imagen de la carta que te revele su misterio y que te ayude a profundizar más en aquello que tienes que cortar para acercarte a tu propia felicidad.
Ahora, si te interesa acercarte a la Santa Muerte, olvida comprar tequila, manzanas, cigarros. Elige algún poema que te guste, enciende una vela morada, sostén un cuarzo amatista, quema un poco de incienso y extrae de tu mazo de cartas de tarot la de la muerte. No le tengas miedo. Lee el poema y pide que te revele algo. A través de los sueños puedes sentir su presencia. Ella gobierna la casa de muerte y renacimiento, es romántica por naturaleza, bastante intensa y pasional. Puedes buscar alguna de sus cualidades en la personalidad del signo escorpión y también navegar por el internet para darte cuenta de sus otros nombres dentro de la mayor parte de las civilizaciones en la historia de la humanidad, que en algunos sitios, como en India, aún prevalece su adoración sin tanto escándalo y prejuicio.
La transición de una etapa a otra, exige eliminar por completo algo, si retienes la experiencia o quieres fusionar tu soltería con tu nueva etapa dentro del matrimonio, puedes poner en riesgo alguno de los dos estados. No es posible, observalo así, no es posible. La muerte no sólo nos observa en el ataúd sino en todos los momentos en los que comenzamos algo nuevo. Evitarla, temerle o incluso sancionarla por su aspecto es eliminar nuevas formas para comunicarnos con nuestra propia realidad. No juzgues a nadie por creer en la Santa Muerte. No pongas el dedo ni determines que es una deidad que participa con Satanás y que aleja de la luz a las almas en pena.
Eso es un invento arcaico y poco cierto.
Suerte

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: