San Valentín…ritual para atraer la pareja indicada…

Durante este año, el día de San Valentín está regido por la presencia del signo Acuario tanto en el sol como en la luna. Acuario es quizá uno de los signos que mayor idealismo y libertad pretende manifestar. Conocidos como “los locos del zodiaco” aprendemos a interactuar con la innovación y el cambio de manera que nos volvemos flexibles y tolerantes. Tengo algunos conocidos del signo acuario y – por conocimiento – sé que participan en un esquema donde lo lógico es irracional y al revés. No es extraño que se haya dedicado el día del amor y la amistad durante febrero. El clima es cambiante, el elemento aire ruge con fuerza y nada puede darse por hecho. Así es la amistad. Aprender a aceptarnos los unos con los otros es una necesidad que refuerza la diversidad y nuestra habilidad para darnos cuenta de lo maravilloso y creativo que el universo es. Ningún ser humano, ninguna planta, ningún aspecto en la naturaleza es igual. Ve a un árbol y fíjate bien; pueden ser del mismo tronco pero tienen algo distinto, una especie de huella dactilar que es distinta. Aún creyendo que al ser parte de una cultura, de un signo zodiacal, de un apellido, también aprendemos a distinguir que nada puede repetirse. Eres único (a) con toda tu anatomía, tu actividad celular, con tus talentos y habilidades, con la metafóra que Dios impuso en ti…inútil envidiar al otro. ¿Cómo envidias algo que tiene su razón de ser y que está manifestando una realidad por completo diferente a la tuya? De los celos y la envidia surgen los conflictos en las amistades. También al criticar estamos disminuyendo la verdadera naturaleza de la persona y extrayendo de ella los defectos que – según nosotros y nuestra nublada visión – se localizan en el interior de él o ella. Cuando vemos a nuestras amistades del mejor modo posible -como Dios las mira – es imposible que surgan emociones negativas con respecto a ellos.
Nadie quiere dañarte. Nada es personal. Aún cuando alguien te insulta, no te lo creas…el miedo adopta distintos disfraces y ninguno de ellos es precisamente auténtico. Si tienes algún resentimiento con una amiga, amigo o conocido, te aconsejo que le pidas perdón a su Yo Superior, al espíritu, con esto puede surgir una reconciliación a nivel del alma que después se reproduce en la vida real. Primero en el mundo astral y después en la tierra.
Para aquellos que buscan una relación amorosa con alguien del mismo o del sexo opuesto. Recuerda que Dios no pone en tu cabeza un pensamiento que no es capaz de manifestar. Esto se lo he explicado a mucha gente que se queja constantemente que seguro nacieron para estar solos o solas aún cuando sus deseos son formar una familia o tener una persona especial que estimule su vida de manera positiva. Piensa que la relación indicada para ti surge de la responsabilidad que tienes primero contigo misma y con Dios y después estas capacitada (o) para relacionarte con el otro y aprender a servir de manera que no te obsesiones ni consideres que la persona es más una propiedad que un ser humano. También he comentado que anoten las cualidades que desean encontrar en el otro. No pongan recuerdos. Nada de que: Como mi ex novio (a). No. Pidan a sus ángeles del amor y del conocimiento que les de la inspiración necesaria para contemplar aquél hombre o mujer que esta destinado a ser parte de tu vida. No todos son para nosotros pero sí existe alguien que – al igual que tú – pueden crear una relación que mejore la calidad de la vida tanto tuya como de la que les rodean.
Cuando la persona indicada brota, se piensa en la pareja como un individuo que puede transmitir un ejemplo de amor y solidaridad a una comunidad en particular. Sí, tú y la pareja que encuentres tienen un propósito y no exclusivamente se limita a amarse y tener hijos y responsabilidades que – bajo el punto de vista ajeno – solo sirve para participar en su exclusivo mundo de amor.
En estos tiempos, más que nunca, se necesita empujar más la verdadera noción de la participación del rol femenino y masculino en el interior de una relación. Con esto no me estoy refiriendo a si eres hombre y buscas mujer, o sí eres hombre y buscas hombre sino con la capacidad de equilibrar los polos opuestos de forma que el conflicto deje de existir.

Un pequeño ritual para atraer a tu vida la pareja indicada. Este ritual me lo mostró una esencia que proviene de la tierra y sirve para manifestar y conocer de manera intuitiva a tu esencia masculina o femenina.
El catorce de febrero puedes hacerlo. La hora no importa.
Herramientas:
Una vela azul índigo
una vela anaranjada
una vela café
Una hoja de papel
Incienso de sándalo o rosas
Una piedrita imán
Un vaso con agua.

Modo de hacerlo:
Sitúa las velas en triangulo. Enciende el incienso, sitúa el vaso con agua en el lado oeste, la piedra imán en el norte y enciende las velas. Concentrate. Se han dado ejercicios preliminares para ayudarte a establecer un estado de armonía y serenidad. Pide a tus ángeles que por favor te iluminen para que escribas la persona que surge en tu mente como aquél o aquella que va a dotarte del complemento opuesto. Cuando termines de escribir, lee en voz alta, quema el papel y pon las cenizas en tu mano derecha, sopla para que el viento se lleve tu plegaria y puedes incluso pedir una especie de señal que te envíen tus ángeles para saber cuándo y dónde es que vas a encontrar a tu pareja ideal.

Suerte.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: